DISCIPLINA EN LA IGLESIA

Publicado: 29/03/2009 en MENSAJES PASTORA ANGELICA

EL ESPIRITU SANTO Y LA DISCIPLINA EN LA IGLESIA.


EN EL A.T.

Propósito moral, limpieza física :

Lev 20:26  Habéis, pues, de serme santos, porque yo
Jehová soy santo, y os he apartado de los pueblos para que seáis míos.

 

Mal liderazgo provoca indolencia


Exo 32:23  Porque
me dijeron: Haznos dioses que vayan delante de nosotros porque a este Moisés,
el varón que nos sacó de la tierra de Egipto, no sabemos qué le haya
acontecido. Exo 32:24  Y yo les respondí:
¿Quién tiene oro? Apartadlo. Y me lo dieron, y lo eché en el fuego, y salió
este becerro. Exo 32:25 
Y viendo Moisés que el pueblo estaba desenfrenado, porque Aarón lo había
permitido, para verg:uenza entre sus enemigos,
Exo 32:26  se puso Moisés a la puerta del campamento, y
dijo: ¿Quién está por Jehová? Júntese conmigo. Y se juntaron con él todos los
hijos de Leví. Exo 32:27  Y él les dijo:
Así ha dicho Jehová, el Dios de Israel: Poned cada uno su espada sobre su
muslo; pasad y volved de puerta a puerta por el campamento, y matad cada uno a
su hermano, y a su amigo, y a su pariente. Exo 32:28  Y los hijos de Leví lo hicieron conforme al
dicho de Moisés; y cayeron del pueblo en aquel día como tres mil hombres. Exo
32:29  Entonces Moisés dijo: Hoy os
habéis consagrado a Jehová, pues cada uno se ha consagrado en su hijo y en su
hermano, para que él dé bendición hoy sobre vosotros. Exo 32:30  Y aconteció que al día siguiente dijo Moisés
al pueblo: Vosotros habéis cometido un gran pecado, pero yo subiré ahora a
Jehová; quizá le aplacaré acerca de vuestro pecado. Exo 32:31  Entonces volvió Moisés a Jehová, y dijo: Te
ruego, pues este pueblo ha cometido un gran pecado, porque se hicieron dioses
de oro, Exo 32:32  que perdones ahora su
pecado, y si no, ráeme ahora de tu libro que has escrito.(G) Exo
32:33  Y Jehová respondió a Moisés: Al
que pecare contra mí, a éste raeré yo de mi libro. Exo 32:34  Ve, pues, ahora, lleva a este pueblo a donde
te he dicho; he aquí mi ángel irá delante de ti; pero en el día del castigo, yo
castigaré en ellos su pecado. Exo 32:35 
Y Jehová hirió al pueblo, porque habían hecho el becerro que formó
Aarón. 

 
 

La rebelión de Coré

 

Num 16:1 

 Coré hijo de Izhar, hijo de Coat,
hijo de Leví, y Datán y Abiram hijos de Eliab, y On hijo de Pelet, de los hijos
de Rubén, tomaron gente,

 Num 16:2  y se levantaron contra Moisés con doscientos
cincuenta varones de los hijos de Israel, príncipes de la congregación, de los
del consejo, varones de renombre.

 

Num 16:3  Y se juntaron contra Moisés y Aarón y les
dijeron: !!Basta ya de vosotros! Porque toda la congregación, todos ellos son
santos, y en medio de ellos está Jehová; ¿por qué, pues, os levantáis vosotros
sobre la congregación de Jehová?

 Num 16:4  Cuando oyó esto Moisés, se postró sobre su
rostro;

 Num 16:5  y habló a Coré y a todo su séquito, diciendo:
Mañana mostrará Jehová quién es suyo, y quién es santo, y hará que se acerque a
él; al que él escogiere, él lo acercará a sí.

 Num 16:6  Haced esto: tomaos incensarios, Coré y todo
su séquito,

 Num 16:7  y poned fuego en ellos, y poned en ellos
incienso delante de Jehová mañana; y el varón a quien Jehová escogiere, aquel
será el santo; esto os baste, hijos de Leví.

 Num 16:8  Dijo más Moisés a Coré: Oíd ahora, hijos de
Leví:

 Num 16:9  ¿Os es poco que el Dios de Israel os haya
apartado de la congregación de Israel, acercándoos a él para que ministréis en
el servicio del tabernáculo de Jehová, y estéis delante de la congregación para
ministrarles,

 Num 16:10  y que te hizo acercar a ti, y a todos tus
hermanos los hijos de Leví contigo? ¿Procuráis también el sacerdocio?

 Num 16:11  Por tanto, tú y todo tu séquito sois los que
os juntáis contra Jehová; pues Aarón, ¿qué es, para que contra él murmuréis?

 Num 16:12  Y envió Moisés a llamar a Datán y Abiram,
hijos de Eliab; mas ellos respondieron: No iremos allá.

 Num 16:13  ¿Es poco que nos hayas hecho venir de una
tierra que destila leche y miel, para hacernos morir en el desierto, sino que
también te enseñorees de nosotros imperiosamente?

 Num 16:14  Ni tampoco nos has metido tú en tierra que
fluya leche y miel, ni nos has dado heredades de tierras y viñas. ¿Sacarás los
ojos de estos hombres? No subiremos.

 Num 16:15  Entonces Moisés se enojó en gran manera, y
dijo a Jehová: No mires a su ofrenda; ni aun un asno he tomado de ellos, ni a
ninguno de ellos he hecho mal.

 Num 16:16  Después dijo Moisés a Coré: Tú y todo tu
séquito, poneos mañana delante de Jehová; tú, y ellos, y Aarón;

 Num 16:17  y tomad cada uno su incensario y poned
incienso en ellos, y acercaos delante de Jehová cada uno con su incensario,
doscientos cincuenta incensarios; tú también, y Aarón, cada uno con su
incensario.

 Num 16:18  Y tomó cada uno su incensario, y pusieron en
ellos fuego, y echaron en ellos incienso, y se pusieron a la puerta del
tabernáculo de reunión con Moisés y Aarón.

 Num 16:19  Ya Coré había hecho juntar contra ellos toda
la congregación a la puerta del tabernáculo de reunión; entonces la gloria de
Jehová apareció a toda la congregación.

 Num 16:20  Y Jehová habló a Moisés y a Aarón, diciendo:

 Num 16:21  Apartaos de entre esta congregación, y los
consumiré en un momento.

 Num 16:22  Y ellos se postraron sobre sus rostros, y
dijeron: Dios, Dios de los espíritus de toda carne, ¿no es un solo hombre el
que pecó? ¿Por qué airarte contra toda la congregación?

 Num 16:23  Entonces Jehová habló a Moisés, diciendo:

 Num 16:24  Habla a la congregación y diles: Apartaos de
en derredor de la tienda de Coré, Datán y Abiram.

 Num 16:25  Entonces Moisés se levantó y fue a Datán y a
Abiram, y los ancianos de Israel fueron en pos de él.

 Num 16:26  Y él habló a la congregación, diciendo:
Apartaos ahora de las tiendas de estos hombres impíos, y no toquéis ninguna
cosa suya, para que no perezcáis en todos sus pecados.

 Num 16:27  Y se apartaron de las tiendas de Coré, de
Datán y de Abiram en derredor; y Datán y Abiram salieron y se pusieron a las
puertas de sus tiendas, con sus mujeres, sus hijos y sus pequeñuelos.

 

Num 16:28  Y dijo Moisés: En esto
conoceréis que Jehová me ha enviado para que hiciese todas estas cosas, y que
no las hice de mi propia voluntad.

 Num 16:29  Si como mueren todos los hombres murieren
éstos, o si ellos al ser visitados siguen la suerte de todos los hombres,
Jehová no me envió.

 Num 16:30  Mas si Jehová hiciere algo nuevo, y la tierra
abriere su boca y los tragare con todas sus cosas, y descendieren vivos al
Seol, entonces conoceréis que estos hombres irritaron a Jehová.

 Num 16:31  Y aconteció que cuando cesó él de hablar
todas estas palabras, se abrió la tierra que estaba debajo de ellos.

 Num 16:32  Abrió la tierra su boca, y los tragó a ellos,
a sus casas, a todos los hombres de Coré, y a todos sus bienes.

 Num 16:33  Y ellos, con todo lo que tenían, descendieron
vivos al Seol, y los cubrió la tierra, y perecieron de en medio de la
congregación.

 Num 16:34  Y todo Israel, los que estaban en derredor de
ellos, huyeron al grito de ellos; porque decían: No nos trague también la
tierra.

 Num 16:35  También salió fuego de delante de Jehová, y
consumió a los doscientos cincuenta hombres que ofrecían el incienso.

 Num 16:36  Entonces Jehová habló a Moisés, diciendo:

 Num 16:37  Di a Eleazar hijo del sacerdote Aarón, que
tome los incensarios de en medio del incendio, y derrame más allá el fuego;
porque son santificados

 Num 16:38  los incensarios de estos que pecaron contra
sus almas; y harán de ellos planchas batidas para cubrir el altar; por cuanto
ofrecieron con ellos delante de Jehová, son santificados, y serán como señal a
los hijos de Israel.

 Num 16:39  Y el sacerdote Eleazar tomó los incensarios
de bronce con que los quemados habían ofrecido; y los batieron para cubrir el
altar,

 Num 16:40  en recuerdo para los hijos de Israel, de que ningún
extraño que no sea de la descendencia de Aarón se acerque para ofrecer incienso
delante de Jehová, para que no sea como Coré y como su séquito; según se lo
dijo Jehová por medio de Moisés.

 Num 16:41  El día siguiente, toda la congregación de los
hijos de Israel murmuró contra Moisés y Aarón, diciendo: Vosotros habéis dado
muerte al pueblo de Jehová.

 Num 16:42  Y aconteció que cuando se juntó la
congregación contra Moisés y Aarón, miraron hacia el tabernáculo de reunión, y
he aquí la nube lo había cubierto, y apareció la gloria de Jehová.

 Num 16:43  Y vinieron Moisés y Aarón delante del
tabernáculo de reunión.

 Num 16:44  Y Jehová habló a Moisés, diciendo:

 Num 16:45  Apartaos de en medio de esta congregación, y
los consumiré en un momento. Y ellos se postraron sobre sus rostros.

 Num 16:46  Y dijo Moisés a Aarón: Toma el incensario, y
pon en él fuego del altar, y sobre él pon incienso, y ve pronto a la
congregación, y haz expiación por ellos, porque el furor ha salido de la
presencia de Jehová; la mortandad ha comenzado.

 Num 16:47  Entonces tomó Aarón el incensario, como
Moisés dijo, y corrió en medio de la congregación; y he aquí que la mortandad
había comenzado en el pueblo; y él puso incienso, e hizo expiación por el
pueblo,

 Num 16:48  y se puso entre los muertos y los vivos; y
cesó la mortandad.

 Num 16:49  Y los que murieron en aquella mortandad
fueron catorce mil setecientos, sin los muertos por la rebelión de Coré.

 Num 16:50  Después volvió Aarón a Moisés a la puerta del
tabernáculo de reunión, cuando la mortandad había cesado. 

  

Disciplina de Dios, juicio de
hombre

David censa al pueblo

 

 Pero Satanás se
levantó contra Israel, e incitó a David a que hiciese censo de Israel.

 

1Cr 21:2  Y dijo
David a Joab y a los príncipes del pueblo: Id, haced censo de Israel desde
Beerseba hasta Dan, e informadme sobre el número de ellos para que yo lo sepa.

1Cr 21:3  Y dijo
Joab: Añada Jehová a su pueblo cien veces más, rey señor mío; ¿no son todos
éstos siervos de mi señor? ¿Para qué procura mi señor esto, que será para
pecado a Israel?  1Cr 21:4  Mas la orden del rey pudo más que Joab.
Salió, por tanto, Joab, y recorrió todo Israel, y volvió a Jerusalén y dio la
cuenta del número del pueblo a David. 1Cr 21:5 
Y había en todo Israel un millón cien mil que sacaban espada, y de Judá
cuatrocientos setenta mil hombres que sacaban espada. 1Cr 21:6  Entre éstos no fueron contados los levitas,
ni los hijos de Benjamín, porque la orden del rey era abominable a Joab.  1Cr 21:7 
Asimismo esto desagradó a Dios, e hirió a Israel. 1Cr 21:8  Entonces dijo David a Dios: He pecado
gravemente al hacer esto; te ruego que quites la iniquidad de tu siervo, porque
he hecho muy locamente. 1Cr 21:9  Y habló
Jehová a Gad, vidente de David, diciendo: 1Cr 21:10  Ve y habla a David, y dile: Así ha dicho
Jehová: Tres cosas te propongo; escoge de ellas una que yo haga contigo. 1Cr
21:11  Y viniendo Gad a David, le dijo:
Así ha dicho Jehová: 1Cr 21:12  Escoge
para ti: o tres años de hambre, o por tres meses ser derrotado delante de tus
enemigos con la espada de tus adversarios, o por tres días la espada de Jehová,
esto es, la peste en la tierra, y que el ángel de Jehová haga destrucción en
todos los términos de Israel. Mira, pues, qué responderé al que me ha enviado.
1Cr 21:13  Entonces David dijo a Gad:
Estoy en grande angustia. Ruego que yo caiga en la mano de Jehová, porque sus
misericordias son muchas en extremo; pero que no caiga en manos de hombres.  1Cr 21:14 
Así Jehová envió una peste en Israel, y murieron de Israel setenta mil
hombres. 1Cr 21:15  Y envió Jehová el
ángel a Jerusalén para destruirla; pero cuando él estaba destruyendo, miró
Jehová y se arrepintió de aquel mal, y dijo al ángel que destruía: Basta ya;
detén tu mano. El ángel de Jehová estaba junto a la era de Ornán jebuseo. 1Cr
21:16  Y alzando David sus ojos, vio al
ángel de Jehová, que estaba entre el cielo y la tierra, con una espada desnuda
en su mano, extendida contra Jerusalén. Entonces David y los ancianos se
postraron sobre sus rostros, cubiertos de cilicio. 1Cr 21:17  Y dijo David a Dios: ¿No soy yo el que hizo
contar el pueblo? Yo mismo soy el que pequé, y ciertamente he hecho mal; pero
estas ovejas, ¿qué han hecho? Jehová Dios mío, sea ahora tu mano contra mí, y
contra la casa de mi padre, y no venga la peste sobre tu pueblo.  1Cr 21:18 
Y el ángel de Jehová ordenó a Gad que dijese a David que subiese y
construyese un altar a Jehová en la era de Ornán jebuseo. 1Cr 21:19  Entonces David subió, conforme a la palabra
que Gad le había dicho en nombre de Jehová. 1Cr 21:20  Y volviéndose Ornán, vio al ángel, por lo que
se escondieron cuatro hijos suyos que con él estaban. Y Ornán trillaba el
trigo. 1Cr 21:21  Y viniendo David a
Ornán, miró Ornán, y vio a David; y saliendo de la era, se postró en tierra
ante David. 1Cr 21:22  Entonces dijo
David a Ornán: Dame este lugar de la era, para que edifique un altar a Jehová;
dámelo por su cabal precio, para que cese la mortandad en el pueblo. 1Cr 21:23  Y Ornán respondió a David: Tómala para ti, y
haga mi señor el rey lo que bien le parezca; y aun los bueyes daré para el
holocausto, y los trillos para leña, y trigo para la ofrenda; yo lo doy todo.
1Cr 21:24  Entonces el rey David dijo a
Ornán: No, sino que efectivamente la compraré por su justo precio; porque no
tomaré para Jehová lo que es tuyo, ni sacrificaré holocausto que nada me
cueste. 1Cr 21:25  Y dio David a Ornán
por aquel lugar el peso de seiscientos siclos de oro. 1Cr 21:26  Y edificó allí David un altar a Jehová, en el
que ofreció holocaustos y ofrendas de paz, e invocó a Jehová, quien le
respondió por fuego desde los cielos en el altar del holocausto. 1Cr 21:27  Entonces Jehová habló al ángel, y éste volvió
su espada a la vaina.

 

La disciplina no altera el amor de Dios,

Sal 89:32  Entonces
castigaré con vara su rebelión,

 Y con azotes sus
iniquidades.

 Sal 89:33  Mas no quitaré de él mi misericordia,

 Ni falsearé mi
verdad.

Bendición de la disciplina divina

Sal 94:12 
Bienaventurado el hombre a quien tú, JAH, corriges,

 Y en tu ley lo
instruyes,

 Sal 94:13  Para hacerle descansar en los días de
aflicción,

 En tanto que para
el impío se cava el hoyo.

 

Aceptar la disciplina

Pro 3:11  No menosprecies, hijo
mío, el castigo de Jehová,

 Ni te fatigues de su corrección;(C)

 

Valor positivo

Pro 12:1  El que ama la instrucción ama la sabiduría;

 Mas el que aborrece la reprensión es
ignorante.

 Pro 13:1  El hijo sabio recibe el consejo del padre;

 Mas el burlador no escucha las reprensiones.

 

No aceptan disciplina

 Jer 5:3  Oh Jehová, ¿no miran tus ojos a la verdad?
Los azotaste, y no les dolió; los consumiste, y no quisieron recibir
corrección; endurecieron sus rostros más que la piedra, no quisieron
convertirse.

 Jer 5:4  Pero yo dije: Ciertamente éstos son pobres,
han enloquecido, pues no conocen el camino de Jehová, el juicio de su Dios.

 

No quieren disciplina

Jer 32:33 
Y me volvieron la cerviz, y no el rostro; y cuando los enseñaba desde
temprano y sin cesar, no escucharon para recibir corrección.

 

 

En el Nuevo Testamento


Formas de reprender el Pecado en la Iglesia.

 
Mat 18:15  Por tanto, si tu
hermano peca contra ti, ve y repréndele estando tú y él solos; si te oyere, has
ganado a tu hermano.(F)

 Mat 18:16  Mas si no te oyere, toma aún contigo a uno o
dos, para que en boca de dos o tres testigos(G) conste toda palabra.

 Mat 18:17  Si no los oyere a ellos, dilo a la iglesia; y
si no oyere a la iglesia, tenle por gentil y publicano.

 Mat 18:18  De cierto os digo que todo lo que atéis en la
tierra, será atado en el cielo; y todo lo que desatéis en la tierra, será
desatado en el cielo.(H)

 Mat 18:19  Otra vez os digo, que si dos de vosotros se
pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les
será hecho por mi Padre que está en los cielos.

 Mat 18:20  Porque donde están dos o tres congregados en
mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.

 Mat 18:21  Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor,
¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete?

 Mat 18:22  Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino
aun hasta setenta veces siete.(I)

 

CASO DE ANANÍAS Y SAFIRA

forma gr.gr. griego de Hananías (“Yahvéh ha obrado con gracia”). 1. En
Hch. 5.1ss. un miembro de la iglesia primitiva de Jerusalén cuya contribución
al fondo común fue inferior a lo que dio a entender; cayó muerto cuando se puso
al descubierto su deshonestidad

Hch 5:1   Pero cierto hombre llamado Ananías, con
Safira su mujer, vendió una heredad,

 Hch 5:2  y sustrajo del precio, sabiéndolo también su
mujer; y trayendo sólo una parte, la puso a los pies de los apóstoles.

 Hch 5:3  Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué llenó Satanás
tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo, y sustrajeses del precio de la
heredad?

 Hch 5:4  Reteniéndola, ¿no se te quedaba a ti? y
vendida, ¿no estaba en tu poder? ¿Por qué pusiste esto en tu corazón? No has
mentido a los hombres, sino a Dios.

 Hch 5:5  Al oír Ananías estas palabras, cayó y expiró.
Y vino un gran temor sobre todos los que lo oyeron. Hch 5:6  Y levantándose los jóvenes, lo envolvieron, y
sacándolo, lo sepultaron. Hch 5:7  Pasado
un lapso como de tres horas, sucedió que entró su mujer, no sabiendo lo que
había acontecido. Hch 5:8  Entonces Pedro
le dijo: Dime, ¿vendisteis en tanto la heredad? Y ella dijo: Sí, en tanto. Hch
5:9  Y Pedro le dijo: ¿Por qué
convinisteis en tentar al Espíritu del Señor? He aquí a la puerta los pies de
los que han sepultado a tu marido, y te sacarán a ti. Hch 5:10  Al instante ella cayó a los pies de él, y
expiró; y cuando entraron los jóvenes, la hallaron muerta; y la sacaron, y la
sepultaron junto a su marido.

 

Vigilar a los problemáticos

Rom 16:17  Mas os ruego, hermanos,
que os fijéis en los que causan divisiones y tropiezos en contra de la doctrina
que vosotros habéis aprendido, y que os apartéis de ellos.

 Rom 16:18  Porque tales personas no sirven a nuestro
Señor Jesucristo, sino a sus propios vientres, y con suaves palabras y lisonjas
engañan los corazones de los ingenuos.

 

Expulsión de un  miembro de la iglesia

1Co 5:1  De cierto
se oye que hay entre vosotros fornicación, y tal fornicación cual ni aun se
nombra entre los gentiles; tanto que alguno tiene la mujer de su padre.(A)

 1Co 5:2  Y vosotros estáis envanecidos. ¿No debierais
más bien haberos lamentado, para que fuese quitado de en medio de vosotros el
que cometió tal acción?

1Co 5:3 
Ciertamente yo, como ausente en cuerpo, pero presente en espíritu, ya
como presente he juzgado al que tal cosa ha hecho.

1Co 5:4  En el
nombre de nuestro Señor Jesucristo, reunidos vosotros y mi espíritu, con el
poder de nuestro Señor Jesucristo,

 1Co 5:5  el tal sea entregado a Satanás para
destrucción de la carne, a fin de que el espíritu sea salvo en el día del Señor
Jesús.

 1Co 5:6  No es buena vuestra jactancia. ¿No sabéis que
un poco de levadura leuda toda la masa?(B)

 1Co 5:7  Limpiaos, pues, de la vieja levadura, para
que seáis nueva masa, sin levadura como sois; porque nuestra pascua,(C)
que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros.

1Co 5:8  Así que
celebremos la fiesta, no con la vieja levadura, ni con la levadura de malicia y
de maldad, sino con panes sin levadura,(D) de sinceridad y de
verdad.

 1Co 5:9  Os he escrito por carta, que no os juntéis
con los fornicarios;

 1Co 5:10  no absolutamente con los fornicarios de este
mundo, o con los avaros, o con los ladrones, o con los idólatras; pues en tal
caso os sería necesario salir del mundo.

 1Co 5:11  Más bien os escribí que no os juntéis con
ninguno que, llamándose hermano, fuere fornicario, o avaro, o idólatra, o
maldiciente, o borracho, o ladrón; con el tal ni aun comáis.

 1Co 5:12  Porque ¿qué razón tendría yo para juzgar a
los que están fuera? ¿No juzgáis vosotros a los que están dentro?

 1Co 5:13  Porque a los que están fuera, Dios juzgará.
Quitad, pues, a ese perverso de entre vosotros. 

 

Disciplina en público

1Ti 5:20 
A los que persisten en pecar, repréndelos delante de todos, para que los
demás también teman.

 

Buen soldado disciplinado

2Ti 2:1  
Tú, pues, hijo mío, esfuérzate en la gracia que es en Cristo Jesús.

 2Ti 2:2  Lo que has oído de mí ante muchos testigos,
esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros.

 2Ti 2:3  Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado
de Jesucristo.

 2Ti 2:4  Ninguno que milita se enreda en los negocios
de la vida, a fin de agradar a aquel que lo tomó por soldado.

 

Disciplina, Heb 12:7  Si
soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel
a quien el padre no disciplina?

Disciplina y castigo de azotes,

Heb 12:6  Porque el Señor al que ama, disciplina,

 Y azota a todo el que recibe por
hijo.(A) m

 

Soportar la disciplina con paciencia

Heb 12:7  Si soportáis la disciplina, Dios os trata
como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina?

 Heb 12:8  Pero si se os deja sin disciplina, de la cual
todos han sido participantes, entonces sois bastardos, y no hijos.

  Heb 12:11  Es verdad que ninguna disciplina al presente
parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de
justicia a los que en ella han sido ejercitados.


Bendiciones,

Pastora Angélica Hernández.
 


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s