LAS DECISIONES DE UN REY

Publicado: 15/02/2009 en MENSAJES PASTORA ANGELICA

“LAS DECISIONES DE UN REY”

 

2Sa 21:1 

Hubo hambre en los días de David por tres años consecutivos. Y David consultó a Jehová, y Jehová le dijo: Es por causa de Saúl, y por aquella casa de sangre, por cuanto mató a los gabaonitas.

La historia sagrada no recuerda el tiempo ni la causa de esta matanza. Algunos opinan que ellos sufrieron en la atrocidad perpetrada en Nob (1Sa_22:19), donde muchos de ellos pueden haber residido como asistentes de los sacerdotes; mientras que otros suponen que es más probable que Saúl lo hiciera con miras de reconquistar la popularidad que él había perdido entre toda la nación por aquel execrable ultraje.

Bajo pretexto de una ejecución rigurosa y fiel de la ley divina acerca del exterminio de los cananeos, se puso a echar o destruir a aquellos a quienes Josué había perdonado (Jos 9:1-27), aunque esto se consiguió por engaño. Parece que su verdadero propósito fue, que las posesiones de los gabaonitas, confiscadas por la corona, fuesen divididas entre su propio pueblo (1Sa_22:7). De todos modos, su proceder contra éste pueblo fue una violación de un solemne juramento, y esta violación significaba culpa nacional. El hambre fue, en la justa y sabia retribución de la providencia, un castigo nacional, puesto que los hebreos ayudaron en la matanza, o no se interpusieron para evitarla: nunca trataron de reparar el mal, ni expresaron ningún horror por él; un castigo general y prolongado era indispensable para inspirar un debido respeto y protección a los gabaonitas que habían sobrevivido.

Cuando obramos en injusticia, cuando violamos juramentos hechos al Señor la injusticia o violación va a traer a nuestra vida, maldición y entre éstas está el  “Hambre”, así como sucedió en los tiempos de David. Cuando la injusticia y violación de la protección jurada por Josué fue tenida en poco por Saúl y esto conllevo al pueblo de Israel a vivir en un proceso de hambruna por tres años.

El Hambre es  la carencia de alimentos, provocada generalmente por la falta de lluvia seguida de la pérdida de las cosechas, o por la imposibilidad de introducir víveres en una ciudad asediada. En el plano espiritual, también podemos hablar de hambre cuando como Hijos de Dios obramos en injusticia vamos a tener falta de comunión con Dios, que va a hacer que nuestra alma y nuestro espíritu vivan la sensación de hambre, que solamente con el arrepentimiento puede ser saciada.

Por tres años el pueblo vivió la consecuencia de la injusticia, hoy en día es igual, ¿cuantas sociedades, naciones, diferentes etnias viven un tiempo de hambre?, muchas veces vemos las fotos y es que todo tiene un origen y una consecuencia. El número tres, es considerado por muchos como un número que en ocasiones indica simbólicamente la plenitud del testimonio o de manifestación, como en las tres personas en la Deidad.

 

 Vemos que el juicio llega, un pueblo sufre por la mala decisión de un dignatario como Saúl que se aparta de la voluntad de Dios. Muchas veces un hogar sufre por una mala decisión de la cabeza del hogar, otras veces la empresa va a quiebra por la mala decisión de su dueño, otras la vida misma nuestra llega a padecimiento por nuestras injusticia.

Este es un tiempo para meditar y si en nuestra vida hay hambre en lo físico, espiritual (falta de alimento espiritual) o emocionalmente, entremos a examinarnos.

 

En el momento de hablar David con los gabaonitas, ellos piden algo muy fuerte,  2Sa 21:5 -16  “Ellos respondieron al rey: De aquel hombre que nos destruyó, y que maquinó contra nosotros para exterminarnos sin dejar nada de nosotros en todo el territorio de Israel, dénsenos siete varones de sus hijos, para que los ahorquemos delante de Jehová en Gabaa de Saúl, el escogido de Jehová. Y el rey dijo: Yo los daré.”

 

Vemos que de está manera ceso el juicio contra Israel, igualmente como los Gabaonitas piden 7 hombres de los hijos de Saúl,   el número  siete tiene un significado:

Se utiliza en ocasiones como una expresión de plenitud (Rt 4.15); por lo general expresa integridad, simboliza "lo completo". Y de ésta manera se la da muerte a 7 descendientes del que violó el juramento, hoy quizás nos sean los descendientes de Saúl que vamos a matar para que el hambre cese, pero si actitudes, pecados, injusticias, faltas de misericordia, votos hechos a la ligera a Dios y que no hemos cumplido.

 

El propósito de Dios es prosperarnos y bendecirnos siempre, nuestras acciones  erradas traen consecuencias nefastas a nuestra vida cuando no se ajustan a Dios. Deu 11:26-28 “He aquí yo pongo hoy delante de vosotros la bendición y la maldición:   la bendición, si oyereis los mandamientos de Jehová vuestro Dios, que yo os prescribo hoy,   y la maldición, si no oyereis los mandamientos de Jehová vuestro Dios, y os apartareis del camino que yo os ordeno hoy, para ir en pos de dioses ajenos que no habéis conocido.”

 

Hoy vive el propósito de Dios, recibe la prosperidad que el quiere para tu vida, ponte a paz y salvo con El, vive la Palabra de Dios como está escrita y se feliz. 2Cr 7:14  si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra. 3Jn 1:2  Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma.

 

Bendiciones,

 

Pastora

Angélica Hernández.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s