DIOS ESTA HACIENDO COSAS NUEVAS

Publicado: 22/02/2008 en MENSAJES PASTORA ANGELICA

1646

DIOS ESTA HACIENDO COSAS NUEVAS.

2Reyes 7:1 Dijo entonces Eliseo: Oíd palabra de Jehová: Así dijo Jehová: Mañana a estas horas valdrá el seah de flor de harina un siclo, y dos seahs de cebada un siclo, a la puerta de Samaria. 7:2 Y un príncipe sobre cuyo brazo el rey se apoyaba, respondió al varón de Dios, y dijo: Si Jehová hiciese ahora ventanas en el cielo, ¿sería esto así? Y él dijo: He aquí tú lo verás con tus ojos, mas no comerás de ello.

Eliseo Significa “Dios es salvación”

La caída de los precios era señal de abundancia; así anunciaba el profeta el fin del asedio.

Cuando el profeta da la palabra la debemos creer, Dios está haciendo algo nuevo en su iglesia, dando estrategias nuevas, hay un mover nuevo de su Santo Espíritu donde la excelencia se haga parte integral de la iglesia, preparándola para el ultimo y gran avivamiento.

En éste caso el príncipe no creyó la Palabra del profeta, y más adelante veremos los resultados.

2Crónicas 20:20 Y cuando se levantaron por la mañana, salieron por el desierto de Tecoa. Y mientras ellos salían, Josafat estando en pie, dijo: Oidme, Judá y moradores de Jerusalén . Creed en Jehová vuestro Dios, y estaréis seguros; creed a sus profetas, y seréis prosperados.

Se está gestando un mover apostólico y profético donde Dios le está hablando a la iglesia de una renovación en lo más profundo de su ser, en lo íntimo, en la búsqueda de Dios, en la entrega al Señor. Hoy hay un mover de Dios donde el Señor quiere que seamos transformados a su imagen y semejanza conforme a su santidad, sin juzgamientos, ni señalamientos. Hoy en muchas iglesias se mide la santidad en como te veo te juzgo, y la iglesia cayó en el error del legalismo y Dios es un Dios legal, pero no legalista. Donde se imponían ordenanzas por fuera de la Palabra cayendo casí en falsas doctrinas y llevando a la iglesia a un oscurantismo.

2Reyes 7:3 Había a la entrada de la puerta cuatro hombres leprosos, los cuales dijeron el uno al otro: ¿Para qué nos estamos aquí hasta que muramos? 7:4 Si tratáremos de entrar en la ciudad, por el hambre que hay en la ciudad moriremos en ella; y si nos quedamos aquí, también moriremos. Vamos, pues, ahora, y pasemos al campamento de los sirios; si ellos nos dieren la vida, viviremos; y si nos dieren la muerte, moriremos. 7:5 Se levantaron, pues, al anochecer, para ir al campamento de los sirios; y llegando a la entrada del campamento de los sirios, no había allí nadie. 7:6 Porque Jehová había hecho que en el campamento de los sirios se oyese estruendo de carros, ruido de caballos, y estrépito de gran ejército; y se dijeron unos a otros: He aquí, el rey de Israel ha tomado a sueldo contra nosotros a los reyes de los heteos y a los reyes de los egipcios, para que vengan contra nosotros. 7:7 Y así se levantaron y huyeron al anochecer, abandonando sus tiendas, sus caballos, sus asnos, y el campamento como estaba; y habían huido para salvar sus vidas. 7:8 Cuando los leprosos llegaron a la entrada del campamento, entraron en una tienda y comieron y bebieron, y tomaron de allí plata y oro y vestidos, y fueron y lo escondieron; y vueltos, entraron en otra tienda, y de allí también tomaron, y fueron y lo escondieron. 7:9 Luego se dijeron el uno al otro: No estamos haciendo bien. Hoy es día de buena nueva, y nosotros callamos; y si esperamos hasta el amanecer, nos alcanzará nuestra maldad. Vamos pues, ahora, entremos y demos la nueva en casa del rey.

2Ti 1:7 Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.

Los leprosos los que no se les deja entrar a la ciudad por ser inmundos, fueron los que recibieron el rema de Dios y el Señor usó para llevar las buenas nuevas al rey. Fueron los primeros que comieron y bebieron y tomaron oro y plata. En ellos había valentía y no tuvieron egoísmo en sus corazones. Aunque en lo físico se veían leprosos su espíritu y corazón estaban conforme a Dios.

2Reyes 7:10 Vinieron, pues, y gritaron a los guardas de la puerta de la ciudad, y les declararon, diciendo: Nosotros fuimos al campamento de los sirios, y he aquí que no había allí nadie, ni voz de hombre, sino caballos atados, asnos también atados, y el campamento intacto. 7:11 Los porteros gritaron, y lo anunciaron dentro, en el palacio del rey. 7:12 Y se levantó el rey de noche, y dijo a sus siervos: Yo os declararé lo que nos han hecho los sirios. Ellos saben que tenemos hambre, y han salido de las tiendas y se han escondido en el campo, diciendo: Cuando hayan salido de la ciudad, los tomaremos vivos, y entraremos en la ciudad.

Aún el rey escuchando el testimonio de los leprosos no creyó. No estaba abierto al mover de Dios, no creía que Dios pudiese mover su mano de manera tan poderosa y sobrenatural.

Rom 12:2 No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

2Reyes 7:13 Entonces respondió uno de sus siervos y dijo: Tomen ahora cinco de los caballos que han quedado en la ciudad (porque los que quedan acá también perecerán como toda la multitud de Israel que ya ha perecido), y enviemos y veamos qué hay.

Dios había dado la Palabra y ellos hablaban de muerte, ministraban muerte, derrota, fracaso, pesimismo y Dios había dado ya Palabra de victoria.

2Reyes 7:14 Tomaron, pues, dos caballos de un carro, y envió el rey al campamento de los sirios, diciendo: Id y ved.

Esto me recuerda a Tomas

Juan 20:25 Le dijeron, pues, los otros discípulos: Al Señor hemos visto. El les dijo: Si no viere en sus manos la señal de los clavos, y metiere mi dedo en el lugar de los clavos, y metiere mi mano en su costado, no creeré.

Juan 20:29 Jesús le dijo: Porque me has visto, Tomás, creíste; bienaventurados los que no vieron, y creyeron.

2Reyes 7:15 Y ellos fueron, y los siguieron hasta el Jordán; y he aquí que todo el camino estaba lleno de vestidos y enseres que los sirios habían arrojado por la premura. Y volvieron los mensajeros y lo hicieron saber al rey. 7:16 Entonces el pueblo salió, y saqueó el campamento de los sirios. Y fue vendido un seah de flor de harina por un siclo, y dos seahs de cebada por un siclo, conforme a la palabra de Jehová.

La palabra entonces, nosotros estamos retardando la bendición de Dios, afanándonos aún en lo externo, que quítate esto, que cámbiate aquello. Dios quiere que avancemos conforme a la Palabra que El está dando en éste tiempo, para poder saquear el campamento enemigo y tomar todo botín que nos pertenece.

2Reyes 7:17 Y el rey puso a la puerta a aquel príncipe sobre cuyo brazo él se ap oyaba; y lo atropelló el pueblo a la entrada, y murió, conforme a lo que había dicho el varón de Dios, cuando el rey descendió a él.

Cuando Dios da una Palabra por descabellada que sea, así no la entendamos  digamos amen, así sea. No aceptar lo que Dios quiere en nuestras vidas, no aceptar y dudar del poder de Dios nos lleva a la muerte, muerte espiritual, ministerial y aún física.

Angélica Hernández Osorio

Ministra de Dios

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s