ENTRA AL REINO DE LOS CIELOS

Publicado: 12/08/2007 en MENSAJES PASTORA ANGELICA

 

EL NUEVO NACIMIENTO

LA PUERTA AL REINO DE LOS CIELOS

 

 

Juan 3:1 Había un hombre de los fariseos que se llamaba Nicodemo, un principal entre los judíos.

3:2 Este vino a Jesús de noche, y le dijo: Rabí, sabemos que has venido de Dios como maestro; porque nadie puede hacer estas señales que tú haces, si no está Dios con él.

3:3 Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.

3:4 Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer? 

3:5 Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.

3:6 Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es.

3:7 No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo.

3:8 El viento sopla de donde quiere, y oyes su sonido; mas ni sabes de dónde viene, ni a dónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu.

3:9 Respondió Nicodemo y le dijo: ¿Cómo puede hacerse esto?

3:10 Respondió Jesús y le dijo: ¿Eres tú maestro de Israel, y no sabes esto?

3:11 De cierto, de cierto te digo, que lo que sabemos hablamos, y lo que hemos visto, testificamos; y no recibís nuestro testimonio.

3:12 Si os he dicho cosas terrenales, y no creéis, ¿cómo creeréis si os dijere las celestiales?

3:13 Nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo; el Hijo del Hombre, que está en el cielo.

3:14 Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado,

3:15 para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

El nuevo nacimiento es la puerta de ingreso al Reino de Dios, es el requisito indispensable para que una persona pueda participar en él. Sólo los que han tenido esta experiencia pueden ser considerados ciudadanos de este reino.

Ef 2:8 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios;

2:9 no por obras, para que nadie se gloríe.

Cuando Jesucristo entrevistó a aquel venerable anciano y príncipe de Israel, Nicodemo, habló en forma respetuosa pero contundente de la necesidad del nuevo nacimiento si el deseaba “ver” el Reino de Dios, y más “aún” entrar en el.

Nicodemo en griego significa “victorioso con el pueblo”, éste varón era miembro del sanedrín, o del supremo consejo de la nación; y por último era también doctor de la ley.

Aunque era un sabio profundamente versado en las escrituras del Antiguo Testamento, Nicodemo no entendió lo que Jesús le decía, pues preguntó como era posible que el hombre retornara al vientre de su madre para volver a nacer. Es obvio que el Maestro no le estaba hablando de un nacimiento físico sino espiritual.

Según Juan 3:5, los elementos que Dios usa en el nuevo nacimiento son el agua que es la Palabra

Ef 5:25 Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella,

5:26 para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra,

1Pe 1:23 siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre.

y el espíritu que es El Espíritu Santo, según Tit 3:5 nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo.

Cuando el hombre se arrepiente (Marcos 1:15) y deposita su fe en Cristo (Juan 3:15), 16; 1ª. Juan 5:1), el Espíritu realiza en el más grande milagro de todos, el nuevo nacimiento. Por medio del nuevo nacimiento, ese hombre “pasa de muerte a vida”,

Ef 2:1 Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados,

2:2 en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia,

Eph 2:3 entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás.

Ef 2:4 Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó,

2:5 aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos),

2:6 y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús,

La primera epístola de Juan aporta varias evidencias de que un ser humano realmente ha nacido de nuevo.

1.- ES JUSTO: Cualquiera que hace justicia (Juicio, Rectitud, Santidad, Santificación, Verdad, Equidad, Integridad) ,es nacido de él. El que ha nacido,

de nuevo es justo con su trato con los demás; hace obras de justicia.

Deu 6:25 Y tendremos justicia cuando cuidemos de poner por obra todos estos mandamientos delante de Jehová nuestro Dios, como él nos ha mandado.

Ef 2:10 Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.

1Juan 2:9 El que dice que está en la luz, y aborrece a su hermano, está todavía en tinieblas.

2.- VIVE EN SANTIDAD: Cualquiera que es nacido de Dios, no hace pecado . El que ha nacido de nuevo no practica el pecado habitualmente; no persevera en él.

1Juan 3:9 Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios.

3.- AMA: Cualquiera que ama, es nacido de Dios . El que ha nacido de Dios, ama, perdona y favorece aún a sus enemigos.

1Juan 4:7 Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios.

4:8 El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor.

4:9 En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él.

4:10 En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados.

2:10 El que ama a su hermano, permanece en la luz, y en él no hay tropiezo.

Luc 17:1 Dijo Jesús a sus discípulos: Imposible es que no vengan tropiezos; mas ¡ay de aquel por quien vienen!

Luc 17:2 Mejor le fuera que se le atase al cuello una piedra de molino y se le arrojase al mar, que hacer tropezar a uno de estos pequeñitos.

4.- VENCE AL MUNDO: Todo aquello que es nacido de Dios vence al mundo

El que ha nacido de nuevo vive en victoria sobre el sistema implantado por Satanás en el mundo.

1Juan 5:4 Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe.

2:15 No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él.

2:16 Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo.

2:17 Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.

5.- SE GUARDA A SI MISMO: El que es engendrado de Dios, se guarda a si mismo y el maligno no le toca.  El que ha nacido de nuevo se guarda del pecado.

1Juan 5:18 Sabemos que todo aquel que ha nacido de Dios, no practica el pecado, pues Aquel que fue engendrado por Dios le guarda, y el maligno no le toca.

5:19 Sabemos que somos de Dios, y el mundo entero está bajo el maligno.

Sant. 1:23 Porque si alguno es oidor de la palabra pero no hacedor de ella, éste es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural.

1:24 Porque él se considera a sí mismo, y se va, y luego olvida cómo era.

1:25 Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace.

1:26 Si alguno se cree religioso entre vosotros, y no refrena su lengua, sino que engaña su corazón, la religión del tal es vana.

1:27 La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta: Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin mancha del mundo.

 

Hna. ANGELICA HERNANDEZ

http:angydescristo.spaces.live.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s