PERSEVERANCIA EN LA ORACION- HNA. ANGELICA HERNANDEZ

Publicado: 16/10/2006 en MENSAJES PASTORA ANGELICA

 

HNA. ANGELICA HERNANDEZ OSORIO

PERSEVERANCIA EN LA ORACION

Luk 18:35 Aconteció que acercándose Jesús a Jericó, un ciego estaba sentado junto al camino mendigando;

Luk 18:36 y al oír a la multitud que pasaba, preguntó qué era aquello.

Luk 18:37 Y le dijeron que pasaba Jesús Nazareno.

Luk 18:38 Entonces dio voces, diciendo: ¡Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mí!

Luk 18:39 Y los que iban delante le reprendían para que callase; pero él clamaba mucho más: ¡Hijo de David, ten misericordia de mí!

Luk 18:40 Jesús entonces, deteniéndose, mandó traerle a su presencia; y cuando llegó, le preguntó,

Luk 18:41 diciendo: ¿Qué quieres que te haga? Y él dijo: Señor, que reciba la vista.

Luk 18:42 Jesús le dijo: Recíbela, tu fe te ha salvado.

Luk 18:43 Y luego vio, y le seguía, glorificando a Dios; y todo el pueblo, cuando vio aquello, dio alabanza a Dios.

Vemos la historia de un ciego, carente de vista, quizás tu hoy no sufres de ceguera física, quizás estas ciego o ciega espiritualmente, o tu bolsillo está ciego, o tu corazón está ciego, o tu hogar está ciego, o tu familia está ciega. Hoy es el día en que Jesús trae luz a tu vida, a tu necesidad, a la circunstancia que te agobia.

Este hombre era un mendigo, muchas veces nosotros vivimos de las migajas de lo que Dios quiere para nosotros, pero Jesús siempre se acerca donde hay la necesidad.

Y Jesús se acercaba a Jericó que simboliza un sitio de guerra, en ese momento había una guerra espiritual por la bendición que Jesús tenía para el ciego

Jos 6:1 Ahora, Jericó estaba cerrada, bien cerrada, a causa de los hijos de Israel; nadie entraba ni salía.

Jos 6:2 Mas Jehová dijo a Josué: Mira, yo he entregado en tu mano a Jericó y a su rey, con sus varones de guerra.

Jos 6:3 Rodearéis, pues, la ciudad todos los hombres de guerra, yendo alrededor de la ciudad una vez; y esto haréis durante seis días.

El ciego estaba atento el había escuchado hablar de Jesús y preguntó al oír la multitud preguntó que era aquello y le respondieron que era Jesús el que pasaba, hoy Jesús está pasando al lado tuyo, hoy Jesús se detiene por tu necesidad por tu ceguera.

El ciego cuando sabe que Jesús podía escucharle empieza a dar voces “Jesús hijo de David ten misericordia de mí”, sabes éste es un ruego desconsolado con todo su corazón, la Palabra no dice los años que el llevaba ciego, los años que llevaba sufriendo, pero por la forma en que clamaba era como si fuese su última oportunidad.

Psa 5:2 Está atento a la voz de mi clamor, Rey mío y Dios mío,

Porque a ti oraré.

La Palabra dice que los que iban delante le reprendían para que callase y el gritaba mucho más, tremendo los que van delante, los que conocieron primero al Señor, los que escucharon de el hablar quizás ya a ellos les había bendecido, ellos le mandaban a callar, podríamos decir los religiosos, los que buscan a Dios por tradición, los que no bogan mar adentro aunque llegaron primero.

Antes del día de Pentecostés los apóstoles oraban unánimes.

Act 1:14 Todos éstos perseveraban unánimes en oración y ruego, con las mujeres, y con María la madre de Jesús, y con sus hermanos.

Col 4:2 Perseverad en la oración, velando en ella con acción de gracias;

El gritaba mucho más.

Psa 18:6 En mi angustia invoqué a Jehová,

Y clamé a mi Dios.

El oyó mi voz desde su templo,

Y mi clamor llegó delante de él, a sus oídos.

Jer 33:3 Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces.

Este ciego supo aprovechar la oportunidad, tu perseverancia hace que Jesús se detenga a tu lado para ayudarte a resolver toda situación que se te presenta, le pregunta ¿Jesús que quieres que te haga? Hoy Jesús te hace esa pregunta a ti.

Recíbela tu fe te ha salvado, una versiones como la Biblia de las América dice te ha sanado.

Este ciego fue agradecido siguió a Jesús y por su testimonio otros alababan al Señor.

Col 3:15 Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos.

HNA. ANGELICA HERNANDEZ

AGOSTO16-06

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s